Noticias

Propuesta de la RFHE al CSD de Protocolo de Vuelta a la Actividad Deportiva Ecuestre

RFHE logo

Propuesta de Protocolo Básico para la Vuelta a la Actividad Deportiva Individual en el Deporte Ecuestre 

 

Dentro del conjunto de medidas para la recuperación de la actividad deportiva, la RFHE ha elaborado, en colaboración con todos los estamentos del deporte ecuestre, la Propuesta de protocolo básico para la vuelta a la actividad deportiva ecuestre durante la vigencia del estado de alarma que ha sometido a la valoración del Consejo Superior de Deportes, a la espera de recibir, en su caso, su consideración.

 

En ella se recogen una relación de directrices fundamentales para la vuelta a la práctica de la equitación de manera segura, una vez que las Autoridades Sanitarias autoricen el regreso a la actividad de acuerdo de acuerdo con la evolución de la crisis derivada del Covid19.

 

El contenido de la Propuesta de protocolo básico para la vuelta a la actividad deportiva ecuestre durante la vigencia del estado de alarma se refiere tanto a las instalaciones deportivas como a los practicantes de la equitación, y ha tenido como base la experiencia trasladada por los distintos agentes ecuestres.

 

La propuesta describe en un primer bloque las CARACTERÍSTICAS DEL DEPORTE ECUESTRE, destacando aspectos como:

  • La necesidad acuciante de actividad por parte de los caballos
  • El impacto económico del sector ecuestre
  • Su carácter de deporte individual
  • La ausencia de contacto personal en su práctica
  • Y su desarrollo en espacios amplios y abiertos

 

A partir de este contexto general, una segunda parte del documento se refiere a las NORMAS BÁSICAS DE ACTUACIÓN EN CLUBES E INSTALACIONES HÍPICAS que deben concretarse en cada uno de ellos para asegurar garantizar la distancia social y reducir al máximo los riesgos de contagio del coronavirus durante la práctica de la equitación.

 

Dentro de estas normas básicas se hace mención:

 

  • a la existencia necesaria de una NORMATIVA SANITARIA general de uso de sus instalaciones (de acuerdo con la establecida por las autoridades sanitarias estatales y autonómicas);
  • y a la existencia también de una NORMATIVA DEPORTIVA igualmente visible que debe recoger aspectos como la distancia mínima entre personas en la instalación, la creación de grupos reducidos de trabajo de acuerdo con la capacidad de los centros, los circuitos y lugares de monta autorizados, los horarios y tiempo máximo de monta; las condiciones de acción de los mozos de cuadra; y, en su caso la regulación del funcionamiento de las zonas de uso común (guadarnés, clínica veterinaria, enfermería, herradero, etc).

 

Finalmente, la propuesta sugiere el cierre del resto de espacios comunes donde sea difícil observar las medidas de distanciamiento social; así como la elaboración de un documento en el que los clubes acrediten a los responsables de los caballos a fin de poder desplazarse para la práctica de la actividad deportiva individual.

 

Desde la RFHE se trabaja también en la elaboración de otro protocolo para la vuelta a la competición, una vez esto sea igualmente posible.